Aceptando la diabetes y aprendiendo a controlar

 


Una diabetes sin control puede producir con el tiempo problemas de la vista como la retinopatía, problemas del riñón como nefropatía, del sistema nervioso (neuropatía) y enfermedades del sistema circulatorio.
También hay problemas de dientes y encías.

Cuando la persona es diagnosticada con diabetes considera que el mundo se le va encima, pero después de asimilar esta terrible noticia, debe afrontar la vida con disciplina y aprender a vivir con esta enfermedad.

Mientras más se informa acerca de esta enfermedad, más tranquilo y preparado se sentirá para controlar la misma.
Mantener el nivel de azúcar en la sangre será primordial para llevar una vida de lo más normal.

Hacer parte a la familia y un buen equipo de profesionales médicos le permitirá mantener controlada la enfermedad y tener una vida más que normal.